martes, 22 de mayo de 2012

Dos nuevas especies de la Lista Roja en Valencia: Asparagus maritimus y Hedypnois arenaria

Aunque Asparagus maritimus (CR en la Lista Roja 2008) y Hedypnois arenaria (VU) se habían citado ocasionalmente en Valencia, pasaron desapercibidas a la hora de elaborar la Lista Roja nacional, ya que no se localizaban evidencias de su presencia en herbarios, y al estar indicadas en referencias difusas no acababa de darse credibilidad a los datos que apuntaban a su presencia en El Saler o Dehesa de la Albufera, pocos km al S de la capital valenciana. Teníamos la sospecha de que algunos ejemplares de esparraguera morfológicamente parecidos a A. officinalis pero de tonos más grisáceos y recluidos exclusivamente a hábitats de saladar podían corresponder a esta planta.


Capítulo de H. arenaria de El Saler, iniciando la fructificación. A diferencia de H. gr. rhagadioloides las brácteas del capítulo no se curvan en la madurez, y la fila externa de aquenios tiene vilanos de setas largas (similares a las internas), en vez de cortas y escamosas. Foto: E. Laguna, mayo 2012

En un rastreo reciente de la zona realizado por dos socios de SEBICOP y técnicos del CIEF-Generalitat Valenciana, Albert Navarro y el blogger que os escribe (Emilio Laguna) se han  localizado poblaciones de ambas especies. En el caso de H. arenaria se ha encontrado hasta ahora un rodal reducido, en torno a un centenar de ejemplares y conviviendo con Hedypnois rhagadioloides subsp. tubaeformis (=H. cretica s.s.). Por la localización de la planta, en un enclave bastante antropizado, cabe prever que pueda estar más extendida, aunque al haberla localizado en una fase fenológica avanzada habrá que esperar a 2013 para un rastreo más afinado.


Ejemplares masculino (izq.) y femenino (der.) de Asparagus maritimus en El Saler. En la población localizada, las flores masculinas son netamente más alargadas, y suelen poseer en mayor proporción tintes pardos hacia la base de los pétalos. Foto: E. Laguna, mayo 2012


Sobre A. maritimus los testimonios verbales recogidos indican que pudo ser una planta abundante en las 'malladas' o depresiones salinas interdunares de El Saler hasta la década de 1970, en que se inició un gran proyecto urbanístico paralizado más tarde por los primeros ayuntamientos democráticos de la ciudad, pero que desgraciadamente habían sepultado muchos de estos enclaves bajo toneladas de arena, extraída de las dunas móviles de primera línea de costa -donde a su vez se construyó un malecón y paseo marítimo de varios km de longitud-. Se han localizado al menos 6 núcleos que suman unos 150 ejemplares, aunque los rastreos continuarán en las próximas semanas; en todo caso, solo uno de los núcleos localizados hasta ahora pueded considerarse aparentemente viable, acumulando más de las 3/4 partes del total de especímenes. A. maritimus es una especie bastante polimórfica en su área de distribución, y en El Saler los ejemplares son erectos, con un porte que recuerda al de A. officinalis aunque más denso. En la zona se ha observado una buena sex ratio, en torno a 1:1, y la mayoría de ejemplares femeninos están iniciando la producción de frutos, por lo que los trabajos de rescate genético, a realizar entre el CIEF y la Oficina Técnica Devesa-Albufera del Ayuntamiento de Valencia, se iniciarán ya este otoño.


Albert Navarro, junto a uno de los ejemplares de A. maritimus. Los primeros ejemplares se localizaron al destacar más en el paisaje, ya que se localizaban en una depresión salina que sufrió un incendio forestal y se encontraba en la fase inicial de regeneración. Foto: E. Laguna, 05.2012 

2 comentarios:

José Antonio López Espinosa dijo...

No se bien que es, pero los veo diferentes a los Asparagus maritimus de las arenas de la Manga del Mar Menor. Aquí tenéis unas fotos: http://www.regmurcia.com/servlet/s.Sl?sit=c,365,m,1050&r=ReP-23830-DETALLE_REPORTAJES

Emilio Laguna dijo...

El comentario de José Antonio es muy acertado y coincide con otros que nos hizo llegar Jorge Sánchez desde ANSE. Aunque nuestras plantas encajan en A. maritimus en aspectos de la flor, no cumplen otros en el caso de los caracteres vegetativos, donde a cambio reunen caracteres más cercanos a A. officinalis subsp. prostratus. Estamos a la espera de recoger además material bien fructificado y remitirlo al equipo de Flora Iberica que realiza la revisión del género. Ya informaremos en el blog de los resultados.