jueves, 1 de octubre de 2009

De nuevo una pérdida irreparable: Santiago Castroviejo


El Dr. Santiago Castroviejo Bolibar en una de su últimas excursiones, realizada a Valencia en mayo de 2009 a fin de recolectar material del género Iris, en el marco de la revisión de parte de dicho género que preparaba para uno de los próximos volúmenes de Flora Iberica. © E. Laguna, La Murta (Alzira, Valencia), 19.05.2009

Si hace pocos días anunciábamos la pérdida del profesor César Gómez Campo, la botánica española vuelve a lamentar la desaparición de otro de sus 'alma mater', el Dr. Santiago Castroviejo, fallecido la pasada noche (30 de septiembre). Santiago ha sido el gran impulsor de la moderna taxonomía de las plantas vasculares en España a través de la organización y dirección del proyecto 'Flora Ibérica', así como de la reactivación de muchas líneas de trabajo del Real Jardín Botánico de Madrid, del que fué director entre 1984 y 1994; precisamente hace pocos meses las autoridades de la Comunidad de Madrid le profesaban un entrañable homenaje dedicándole el invernadero de exposición del Jardín, que se creó bajo su dirección. Santiago Castroviejo honró a la SEBCP con la presentación de una ponencia sobre la base de datos Phyteia, durante el III Congreso Nacional de Biología de la Conservación de Plantas, en Tenerife (ver http://sebcp.blogspot.com/2007/11/fotos-del-congreso-de-tenerife.html).


Santiago Castroviejo, durante la presentación de la base de datos Phyteia, en el III Congreso Nacional de Biología de la Conservación de Plantas. © E. Laguna, Puerto de la Cruz (Tenerife), 27.09.2007.

En las últimas semanas finalizaba la tercera entrega del vol. XII de Flora Iberica. La enfermedad no hizo quebrar su ánimo de trabajar día a día en su interés por compendiar toda la flora vascular de la Península Ibérica y las Islas Baleares, dando un ejemplo difícil de seguir para cuantos le hemos conocido y aprendido de sus consejos y lecciones. Desde el blog queremos enviar a las personas más allegadas a Santiago nuestro más sentido pésame, haciéndoles saber que su esfuerzo ha ayudado a dignificar el trabajo de toda la comunidad botánica española, y que su trabajo perdurará no sólo por su obra, sino por la entrañable imagen que dejó en muchos de cuantos le conocimos.